MENUMENU

¿cúal Es La Diferencia Entre Las Propiedades Magnéticas Del Acero Inoxidable 304 Y 316?

Stainless-Steel-Header

Hay varias familias de aceros inoxidables con diferentes propiedades físicas. Las propiedades magnéticas deL acero inoxidable dependen mucho de los elementos añadidos en la aleación. Un acero inoxidable básico tiene una estructura ‘ferrítica’ y es magnético, formado con la adición de cromo – y puede ser endurecido mediante la adición de carbono, por lo que es ‘martensítico’. Sin embargo, los aceros inoxidables más comunes son ‘austeníticos’ – estos tienen un contenido de cromo más alto y también se les añade níquel, que modifica la estructura física del acero y hace que sea teóricamente no magnético.

El acero inoxidable 304 contiene cromo (min. 18%) y níquel (min. 8%). Es un acero austenítico y es sensible a los campos magnéticos tan sólo ligeramente. También contiene 18 – 20% de cromo y de 8 a 10,50% de níquel, y cantidades menores de otros elementos.

El acero inoxidable 316 es acero aleado con molibdeno. El hecho de que también es insignificantemente sensible a los campos magnéticos significa que puede ser utilizado en aplicaciones donde se requiere un metal no magnético. También contiene otros elementos en concentraciones variables.

Tipo de análisis de acero inoxidable

Steel composition

Steel composition detail

Transformación de fases no-magnética a fases magnéticas

Como ambos aceros inoxidables 316 y 304 son austeníticos, cuando se enfrían, el hierro permanece en la forma de la austenita (hierro gamma), una fase del hierro que es no-magnética. Las diferentes fases del hierro sólido equivalen a diferentes estructuras cristalinas. En otras aleaciones de acero, esta fase de alta temperatura del hierro se transforma en una fase magnética cuando el metal se enfría. La presencia de níquel en las aleaciones de acero inoxidable estabiliza la austenita en contra de esta fase de transición mientras la aleación se enfría a temperatura ambiente. Esto equivale a una susceptibilidad magnética algo superior a lo que podríamos esperar para otros materiales no magnéticos, pero todavía está muy por debajo de lo que podría considerarse como magnético.

Sin embargo, ello no significa que usted debiera ser capaz de medir una sensibilidad tan baja en cualquier artículo de acero inoxidable 304 o 316 con el que se pueda encontrar. Cualquier proceso que puede cambiar la estructura cristalina del acero inoxidable puede causar que la austenita se convierta en martensita ferromagnética u otras formas ferritas del hierro. Estos procesos incluyen el trabajo en frío y la soldadura. También es posible que la austenita se convierta espontáneamente en martensita a temperaturas bajas. Para complicar más las cosas, las propiedades magnéticas de estas aleaciones dependen de la composición de la aleación. Dentro de los márgenes de variación permitidos de Ni y Cr, se pueden observar diferencias significativas en las propiedades magnéticas de una aleación dada.

Implicaciones prácticas para la eliminación de partículas de acero inoxidable

Tanto el acero inoxidable 304 como el 316 poseen características paramagnéticas. Como resultado de estas propiedades, potentes separadores magnéticos posicionados en la cadena de producción pueden extraer partículas pequeñas (de hasta aproximadamente 0.1-3mm esfera de diámetro). Dependiendo de su peso y específicamente su peso en relación a la atracción magnética, estas pequeñas partículas se irán adheriendo a los imanes durante el proceso de producción.

Estas partículas se podrán eliminar después durante la operación de limpieza de los imanes. La experiencia nos dice que las partículas de acero inoxidable 304 son más fáciles de reterner en el flujo que las partículas de acero inoxidable 316, debido a su naturaleza magnética más acentuada.

See more information on Ver más información sobre Paramagnetismo..